Saltar al contenido
605 980 957

Hay Plazas Concertadas

Residencia Monseñor Parra Grossi - Ronda

Residencia de Ancianos en Ronda Málaga
fitoestrogenos-en-las-mujeres-mayores

Fitoestrógenos en las mujeres mayores

fitoestrogenos-en-las-mujeres-mayores

Los fitoestrógenos en las mujeres mayores

¿Qué son los fitoestrógenos y para que los usan las mujeres mayores? Se descubrió que estos compuestos pueden interactuar con los receptores de estrógeno en el cuerpo humano, lo que significa que pueden tener efectos similares a los estrógenos naturales. Esto es especialmente beneficioso para las mujeres mayores, ya que les ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia, como los sofocos y la sequedad vaginal.

Además, se ha demostrado que los fitoestrógenos tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, lo que los convierte en aliados en la prevención de enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares y cáncer. También se ha sugerido que pueden ayudar a mantener la salud ósea y prevenir la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas.

Aunque los fitoestrógenos están presentes en varios alimentos vegetales, como la soja, las semillas de lino y los frijoles, es importante destacar que su consumo debe ser equilibrado y moderado. Además, es recomendable consultar con un médico antes de incorporarlos a la dieta, sobre todo en casos de mujeres con antecedentes de cáncer de mama u otros problemas hormonales. En resumen, los fitoestrógenos presentan beneficios potenciales para la salud de las mujeres mayores, pero su uso debe ser supervisado y adecuado a las necesidades individuales.

Tipos de fitoestrógenos en las mujeres mayores

Entre los tipos de fitoestrógenos que podemos encontrarnos están:

  • Isoflavonas: Son compuestos presentes en algunas legumbres como la soja, el trébol rojo y el garbanzo. Algunas isoflavonas conocidas son la genisteína y la daidzeína.
  • Cumestranos: Son compuestos que se encuentran principalmente en las semillas de algunos alimentos como el lino y el sésamo. Uno de los cumestranos más conocidos es el secoisolariciresinol.
  • Lignanos: Son compuestos presentes en alimentos ricos en fibra como los cereales integrales, las semillas de lino y algunos frutos secos. Ejemplos de lignanos son el lariciresinol y el pinoresinol.
  • Lactonas de ácido resocílico: Estos compuestos se encuentran en varias plantas, especialmente en algunas hierbas medicinales como el cohosh negro y el trébol rojo. Un ejemplo de lactona de ácido resocílico es el ácido fenólico.

Es importante destacar que esta lista es solo un ejemplo, ya que existen muchos otros fitoestrógenos presentes en diferentes alimentos y plantas. Además, cada uno de estos compuestos tiene diferentes efectos y propiedades en el organismo.

Existen varios tipos de isoflavonas, las cuales tienen la capacidad de unirse a la estructura de los estrógenos y llevar a cabo funciones similares. Sin embargo, las más conocidas son las isoflavonas. La soja y sus derivados son los alimentos que contienen mayor cantidad de isoflavonas, siendo muy populares en países orientales y siendo introducidos en el resto del mundo debido a sus propiedades beneficiosas. Además, las semillas de lino son una excelente fuente de lignanos, mientras que la alfalfa contiene cumestranos.

Beneficios

Los beneficios que aportan fundamentalmente las isoflavonas, que son las conocidas, en cantidad adecuada y con una dieta sana y equilibrada:

Los fitoestrógenos son compuestos químicos naturales que se encuentran en ciertos alimentos vegetales y tienen una estructura química similar a los estrógenos humanos. Estos compuestos tienen numerosos beneficios para las mujeres mayores, entre los cuales se incluyen:

  1. Alivio de los síntomas de la menopausia: Los fitoestrógenos pueden ayudar a reducir los sofocos, la sudoración nocturna, los cambios de humor y otros síntomas asociados con la menopausia.
  2. Previene la osteoporosis. Los fitoestrógenos pueden ayudar a mantener la densidad ósea y reducir el riesgo de osteoporosis en las mujeres mayores. Estos compuestos pueden imitar en cierta medida los efectos del estrógeno en el mantenimiento de los huesos fuertes.
  3. Reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares: Los fitoestrógenos pueden ayudar a mejorar la salud del corazón al reducir el colesterol LDL (colesterol «malo») y aumentar el colesterol HDL (colesterol «bueno»). Esto puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
  4. La acción antioxidante: Los fitoestrógenos tienen propiedades antioxidantes, lo que significa que pueden ayudar a proteger las células del daño causado por los radicales libres. Esto puede retrasar el proceso de envejecimiento y reducir el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y la enfermedad de Alzheimer.
  5. Mejora de la salud vaginal: Los fitoestrógenos pueden contribuir a mejorar la salud vaginal en las mujeres mayores al aumentar la humedad y la lubricación, aliviar la sequedad vaginal y reducir el riesgo de infecciones.
  6. Ayuda en la prevención del cáncer de mama: Algunos estudios sugieren que los fitoestrógenos pueden tener propiedades anticancerígenas y ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  7. Mejora de la función cognitiva: Los fitoestrógenos pueden tener efectos positivos en la función cerebral y la memoria en las mujeres mayores, lo que puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer.
  8. Alivio de los síntomas de la artritis: Algunas investigaciones han sugerido que los fitoestrógenos pueden tener propiedades antiinflamatorias y aliviar los síntomas de la artritis en las mujeres mayores.

Alimentos ricos en fitoestrógenos

Los alimentos de origen vegetal que contiene los cuatro tipos de fitoestrógenos son:

  • La soja y sus derivados. Como el Tofu o las bebidas derivadas de la soja.
  • Brotes de alfalfa. Se pueden ingerir tanto en ensaladas como en cremas.
  • Espinacas. Por su alto contenido en isoflavonas.
  • Semillas de linaza. Se recomienda comerlas molidas. Aporta también ácidos grasos saludables.
  • Las legumbres. Como lentejas, garbanzos, habas o guisantes.
  • Las hierbas aromáticas. Como tomillo o el regaliz.
  • Los frutos secos. Como pistachos y almendras.